Jueves, 18 de Enero de 2018  
Jue
33º
17º
Vie
35º
18º
35º
22º

Zircaos Vuelta al Mundo, Capítulo 21: La Cornisa

zircaoscapitulo21
Después de pasar la noche en el pueblito de Santa María, entre el calor húmedo, el canto ensordecedor de las chicharras y las picaduras de mosquitos salimos para Santa Teresa, el lugar donde dejaríamos nuestra casita por unos días para seguir caminando hasta el Machu Pichu.

El camino sabíamos que no era fácil, pero tampoco muy complicado, el pequeño detalle era que solo había que medir bien las distancias para no caer en el precipicio. Estaba ansiosa para manejar en un lugar así, aunque ya hemos hecho algunos trayectos parecidos a lo largo de estos miles de kilómetros andados.

Desde el pueblo cruzando la ruta sale un camino hacia la montaña, pero hasta las entrañas mismas. Empezamos a subir, camino de tierra, por supuesto y una sola huella. Cada tanto hay que parar para que pueda pasar el que viene de frente, marcha atrás, ubicándonos en algún huequito libre. La distancia es solo de unos 23 kilómetros, pero el tranco se hace lento, hay que ir atento a todo.

Mirando hacia la derecha la montaña y para la izquierda todo ese abismo maravilloso de la naturaleza más pura, precipicio, todo se ve pequeño desde arriba, el rio que pasa abajo, bien lejos. Es como estar volando... Las manos me transpiran un poco, seguro que de los nervios, pero todo va de maravillas. Alguien nos cruza y nos dice que vayamos con cuidado. Que viaje más hermoso, disfrutándolo con todas las letras, adrenalina y belleza.

Después de más de dos horas llegamos a Santa Teresa, a la hora de la siesta. Nadie en el pueblo, hacía mucho calor. Primero bajamos hasta las termas, que están a unos pocos kilómetros del pueblo, dicen que están muy buenas, en ese momento no entramos porque un evento privado había ocupado todo el lugar. Al final nos fuimos sin conocerlas porque el día que estábamos yendo desde el pueblo, caminando, decididos para entrar y meternos en el agua calentita nos agarró una tormenta en medio del camino que nos hizo volver.

En Santa Teresa es difícil estacionar, las pocas calles que hay tienen subidas y bajadas y eso hace difícil encontrar un lugar cómodo. Así que no nos quedó otra que ir al camping. Cuando llegamos el lugar estaba muy bien, barato, con muchos árboles, mucho espacio para estacionar y buena onda de parte del dueño. Había también varios turistas de diferentes partes del mundo, llegan para visitar el Machu Pichu y otras montañas que se encuentran cerca de allí.

La pasamos muy bien!! Mientras esperábamos a otros amigos viajeros a que llegaran para hacer el camino hasta las ruinas juntos. Aprovechamos esos días para hacer mucha escuela, leer, jugar y quedarnos tranquilitos en un mismo lugar, disfrutando simplemente. Comer mucha palta, ananá y granadilla a precios muy baratos porque el lugar está lleno de estas plantaciones.

Estuvimos una semana, y viendo que los amigos no llegaban (ellos llegarían a Santa Teresa caminando por las montañas) decidimos salir sin ellos. Dejamos la casita en el camping y desde el mercadillo del pueblo nos tomamos un coche taxi que por unos pocos soles (moneda de Perú) nos llevó hasta Hidroeléctrica, el punto desde donde se arranca a caminar por una vía durante 10 kilómetros, en medio de un paisaje selvático hasta el pueblo de Aguas Calientes y desde allí subir al Machu Pichu.

Hay otras opciones para llegar hasta ahí, se pueden hacer caminos directos, uno de ellos en tren desde Cuzco hasta Aguas Calientes pero nosotros queríamos vivirlo en una súper aventura, llegar a alturas sorprendentes con nuestra cuenta, caminos sinuosos, andar por precipicios que no dan segundas oportunidades si no se calculan bien la distancias y caminar sobre una vía durante 10 kilómetros, bajo la lluvia. Eso queríamos y eso hicimos.

Tardamos un par de horas en hacer el trayecto por las vías del tren. Cruzamos algunos puentes y en mitad del camino también hicimos una zambullida en el rio, más tarde se largó la lluvia intensa de cada día y nos resguardamos debajo de un techito. Y de tarde... llegamos a Aguas Calientes. Es un pueblito chiquito pero con una gran cantidad de visitantes de todas partes del mundo y de todas las edades. Tiene una plaza principal, un mercado donde se sirve rica comidita a buen precio y muchísimos hoteles, restaurantes y bares de todo tipo de precio, desde lugares exclusivos hasta alquiler de camas en cuartos compartidos. Encontramos una habitación justo en el centro y también a nuestros amigos que habían llegado hacia un rato de la montaña después de 8 días de caminata, todos dormimos en el mismo hotelito. Es muy lindo encontrarse con los amigos de las rutas porque terminan siendo familia, uno siente que los conoce desde siempre. En ese momento fuimos 11, entre argentinos y chilenos. Y ahora si! Juntos para hacer al otro día el ascenso a las ruinas más conocidas del mundo, el punto más turístico de Latinoamérica...el Machu Pichu!!

Esperamos que disfruten de este capítulo!!

Gracias por acompañarnos!!

Sígannos en Facebook: ZIRCAOS VUELTA AL MUNDO

También todos los capítulos del viaje en nuestro canal de youtube: ZIRCAOS
Modificado por última vez en Domingo, 14 Enero 2018 08:50







Copyright 2009 | DiarioTextual.com | Todos los derechos reservados | Santa Rosa – La Pampa – Argentina
Dirección: Sergio Romano
Contacto: redaccion@diariotextual.com
Contacto publicitario: 02954 -15377691 (Vanesa Cavallotto)
DW&Streaming: Potencia Web